A mis amigos

A mis amigos, gracias por existir.

A lo largo de tu vida vas a encontrarte a un montón de amigos, más de los que nunca habrías imaginado, más de los que tiene Justin Bieber en Facebook. Bueno, quizás no tantos. Y os diré algo, gracias a ellos sois quienes sois. Y sólo por eso ya les debeís un par de cañas, un café o una tarde de película y palomitas, por el resto de vuetras vidas.

amigos_trabajo

Existen muchos tipos de amigos. Aquellos con los que sales de fiesta, que son capaces de beberse un cubata de un trago y no sabes cómo pero conocen a todos los dueños de las discotecas. Y esos amigos te gustan mucho. Pero no tanto como los de clase o los del trabajo. Esos te pasan apuntes, te dicen lo que te perdiste el día anterior mientras estabas dormido, y de vez en cuando te dicen alguna respuesta del examen tipo test, los que te ayudan en el examen a desarrollar ya no entran en esta categoría.

dibujos-dedos-curiosos6

También están los amigos del “hola, cómo te va”. Esos te escriben de vez en cuando por Facebook y, maldita sea, de vez en cuando se ríen con “jeje”, y ya sabes que sólo por eso no son de fiar. Esos tipos de amigos te los encuentras de fiesta y están dispuestos a invitarte a todos los chupitos que haga falta, pero te los encuentras en el autobús y miran hacia otro lado. Y, por último, están los amigos de verdad. Especie en extinción según los documentales de la dos.

Los amigos de verdad son difíciles de encontrar. Dicen que se cuentan con los dedos de la mano, aunque algunos tenemos la suerte de poder usar también los de los pies. Pero sí que es cierto que a veces pueden esconderse, o ser unos impostores. Uno de los mejores métodos para saber quiénes son los de verdad es irse muy lejos. Lo más lejos posible. Vete a estudiar fuera de tu ciudad, consigue una plaza SICUE, una plaza Erasmus, aprende lenguas en el extranjero y ve a buscar un trabajo. Te prometo que con el tiempo esos amigos de verdad irán disminuyendo de cantidad, pero aumentarán de calidad. Al principio te sentirás decepcionado, pero después te sentirás la persona más afortunada sobre la faz de la tierra.

portada-facebook-dedos-felices

Y cuando hablo de estos amigos no me refiero a un “cómo te va” por Facebook, sino que se pongan realmente pesados con hacer un Skype. Que se hagan una cuenta, y se despierten a las cinco de la mañana para coincidir horarios. Que los sientas cerca aunque estén muy lejos, y que sepas que el fin de semana anterior uno de ellos se cayó por las escaleras de un bar delante de todo el mundo y aterrizó con la cara, delante de su ex. Con detalles. Porque los amigos de verdad te ayudan a sentirte más en casa, y a hacer que los cambios duros lo sean un poco menos. Hacen que los eches de menos. Se preocupan, y son unos pesados. De vez en cuando te dan consejos horribles pero… qué narices, al menos lo han intentado. Y tienen esos pequeños detalles que te alegran el día, te envían un chiste sin ningún tipo de sentido, una grabación de voz recién levantados, o una foto de tu nombre en una Coca-Cola.

Imagen

Porque son tan necesarios como los dedo de una mano. De nuevo, a esos amigos gracias amigos, por existir. Y por ayudarme en los exámenes a desarrollar.

Anuncios

Comparte macarrones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s