Echo de menos

Sabéis esos días, en los que la lluvia golpea tus ventanas y el viento las sacude tan fuerte que parece que fuera a llevárselas con él. Esos días en los que el invierno ha conquistado las calles. Pues bien, esos días, en los que estás fuera de casa y te asalta la melancolía. Esos días, te echo de menos, hogar. Mi casa, mi cama, los míos.

echo de menos españa

Echo de menos aquellas tardes en una terraza cualquiera, en un bar cualquiera. Mirar al cielo, que sol te de en la cara, y quedarte así durante un instante para disfrutar de su calor. Con tus amigos de fondo riendo y charlando. Echo de menos encontrármelos a todos, rodeando la mesa del salón. Con un chocolate entre las manos y todo el día por delante para no hacer absolutamente nada además que hablar y hablar. Hasta que nos quedemos en silencio. Qué narices,eso nunca pasa.

Echo de menos los domingos de sofá y manta. En los que no pides nada más que eso, tranquilidad. Y de fondo, esta vez, el sonido de la televisión, una película un tanto absurda pero cómica, que te vale para pasar la tarde en compañía de tu familia. Y sentirte realmente en casa.

echar de menos
Y echo de menos el reflejo en el espejo, con mis amigas buscando un pequeño hueco para darse los últimos retoques. Echo de menos correr hacia el bus un día de lluvia, y el sabor de la victoria al lograr subir apenas unos segundos antes de que se cerrara la puerta. Echo de menos volver a casa con los tacones en la mano y un camino que parece interminable pero que, con buena compañía, no lo es tanto.

Echo de menos las cenas familiares alrededor de la mesa de madera, en los que dedicas un momento a observar a los demás y sus caras de felicidad conversando con el resto te sacan una sonrisa. El volver a clase los lunes y gritar un “buenos días” a todos, y que te miren como si estuvieras loca. Y los jueves por la noche, sea cual sea el plan. Echo de menos observar el acueducto imponente, callejear hasta llegar a la Peregrina, o las tardes de largas caminatas por el Paseo Zorrilla. Enamorarte de los imponentes edificios que se alzan en Gran Vía, o ir de tiendas por Las Ramblas.

volver a españa

Y te echo de menos a ti. Que haces que los días en los que la lluvia golpea tus ventanas y el viento las sacude tan fuerte que parece que fuera a llevárselas con él, el invierno sea más primavera.

Anuncios

Comparte macarrones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s