Arde España

Y me pregunto yo cómo es posible. Que nos estén quitando todo, poco a poco.

Que nos han quitado el derecho a estudiar si no tenemos dinero suficiente. Que tenemos que dejar la carrera a la mitad porque mientras estudias también trabajas, que puedes buscar tiempo de donde no lo tienes y para ti el cinco es más que suficiente, pero para ellos no.  Cuando sus hijos estudian en las mejores escuelas y universidades privadas, aquí y en el extranjero.

Que nos han quitado el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y sobre nuestras vidas. No podemos abortar. Aunque no tengamos dinero para mantener a ese niño, aunque sea un hijo no deseado que no va a recibir ni el amor ni la atención que se merece ningún bebé, ningún niño, ningún joven. Que son los propios médicos los que piden, indignados, que esa ley es una vergüenza y atenta contra la vida de la embaraza. Cuando sus hijos podrán viajar a cualquier país en el que sea legal, hacerlo de forma privada, íntima, con todos los seguros sanitarios, sin poner en riesgo la vida de nadie.

Que no podemos irnos fuera a buscar trabajo porque aquí, simple y llanamente, no lo hay. Porque nos quedamos sin sanidad pública. Y en cuanto me enteré de la noticia se lo comenté a mis compañeros y no se lo creían, se reían, en qué cabeza cabe se preguntaban. Pero sus hijos no tienen problemas, porque basta con su apellido para encontrar un buen puesto y, sino, una sanidad privada no va a serles ningún problema.

¿Y ahora? Ahora no basta tener 26 años y estar sacándote unas oposiciones, o estudiando tu tercera carrera porque tu currículum no es lo suficientemente extenso como para trabajar en el Mercadona, el trabajo soñado de hoy en día pues el sueldo supera los míseros 1000 euros que puedes conseguir de periodista partiéndote la espalda. Ahora una simpática publicación en el BOE nos dice que no puedes acogerte a la cartilla de sanidad de tus padres si no eres  trabajador, pensionista, parado o extrabajador en búsqueda activa de empleo.

Y qué me pregunto también, cómo no arde España. Porque en este país parece que en el momento de la votación ya has hablado para los próximos cuatro años, y pueden hacer lo que les dé absolutamente la gana contigo, con tu familia, con tu vida. Porque ellos tienen los bolsillos muy llenos, muy tranquilos en sus casas, y mientras los gritamos en las calles ellos se ríen del frío que pasamos.

Así que vamos a hacer una cosa, volvamos a votarlos, a todos, no quisiéramos que pasen frío.

Anuncios

Comparte macarrones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s