A distancia

Relación a distancia…

Llénate una copa y brinda conmigo ahora por las veces que te dijeron que era imposible. Que la distancia era el olvido y, vosotros, estabais demasiado lejos. Por los que te dijeron que no lo intentaras, brinda conmigo.

5f56b114a1c5f56d672c981e2a560443

Es agotador, es complicado, es el quiero y no puedo, el tan cerca pero tan lejos, y a veces simplemente te dices a ti misma si realmente merece la pena. Y por todos esos “si” que sonaron en tu cabeza, te has recorrido tantos kilómetros, has pasado tantas horas muertas en el tren, te has peleado con tus vacaciones, con tus exámenes y con tu monedero. Y es que ese momento, el momento en que llegas y le ves de nuevo, los viajes largos se hacen un poco más cortos.

2ab71964f09c1add5a152ea44898c7ac

Son ganas de renunciar. Porque lo único que os mantiene en contacto es el maldito Whatssapp. Y tú estás harta de convertir tus sentimientos en palabras, que se tergiversan, se ensanchan y estrechan hasta que no las reconoces. Pero es lo único que tienes. Y podéis enfadaros o contentaros, porque ella no va a venir a buscarte con una sonrisa ni él con un ramo de flores y un beso. Y te dicen que tienes dependencia de Internet, y vosotros podéis quedar a cenar, pero yo tengo una cita con el Skype, tengo que acordar horarios, horas de diferencia y ganas de descansar. Con la cantidad de peces que hay en el mar y yo tuve que irme al océano.

4ea212012ae1eeb28a99d7d06dc2ae8e

Y hay días en el que un abrazo bastaría, y te tiene que bastar con un emoticono del móvil. Hay incluso días en los que no podéis hablar, momentos importantes en los que los precios de los vuelos no entran en razón, en el que los problemas se acumulan y lo único que puedes hacer es guardártelos en la maleta. A la espera.

Siempre a la espera.

dfaaccc7bd14be97950aa48e53913ee9

Pero también hay otros días, días buenos, en su compañía. Días que llevas tanto tiempo esperando, que no sabes cuándo volaron ante tus ojos, y todo comienza otra vez. Días que podrían durar 48 horas, y seguirías sintiéndote con fuerzas para comerte el mundo.

Por eso, cuando te digan que es imposible sobrevivir a un erasmus, que son muchas nuevas experiencias. Cuando te digan que ella va a empezar la universidad y se le abrirá un mundo nuevo. Cuando te digan que él se va muy lejos a trabajar, que va a necesitar a alguien en quién apoyarse, y tú no vas a ninguna parte. Respóndeles exactamente lo mismo, que no te vas a ninguna parte. Y puedes ser su mundo nuevo y en quien apoyarse y con quien vivir experiencias inolvidables. Porque de repente, hay días, en los que todo esto cambia, y la distancia hasta la estación de trenes se convierte en la misma hasta su casa. Porque nadie dijo que fuera fácil, pero tampoco que fuera imposible. El que quiere, puede, y vosotros sois dos. No tiene que ser ahora, nos conformaremos con un “próximamente”, porque lo bueno se hace esperar. Y mientras, llenaremos nuestra copa, y brindaremos por todo ellos. Por los que no funcionaron, no por la distancia, sino por todo lo demás. Brindaremos por los que aconsejan no tener una relación porque tienen la jodida razón. Y nos vamos a hacer la ola a todos los que lo hemos aguantado o aún lo aguantamos, y no tenemos ninguna intención de dejar de llenarnos la copa.

a5dbbd0a39160b5d8459b2c66b19b3a2

Anuncios

19 thoughts

  1. Con lágrimas en los ojos he leído este texto tan bonito… Gracias por compartirlo y darnos más fuerza a los que estamos en la misma situación!

  2. Definitivamente perfecto… Todos los que tenemos a alguien tan lejos nos entendemos y sentimos lo mismo, amor. Gracias por este post me ha encantado.

  3. Justo ayer la distancia entro en mi mundo de pareja y leer estas palabras me han hecho sacar fuerza y esperanza de donde no había. Muchas gracias por escribir así, y seguiremos brindando!

  4. Y cuando no empieza, pero no termina… y no la llenas pero no la vacías… pero ahí estamos.

    Eres increíble! me has hecho sentir lo que no quiero en días! me declaro fan de tu blog y tus posts tan al punto!.

    Un besazo desde México.

  5. Cuando la historia merece la pena no hay kilómetros ni tiempo suficiente para echarla abajo. Gracias a las tecnologías, a la confianza y al entusiasmo todo se consigue. ¡Qué bueno sentirse más acompañada con textos como éste!

Comparte macarrones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s