Primeras apariencias

Falsas apariencias

Si existe un error que caracterice al ser humano ese es el prejuzgar. Pensar u opinar de alguien, tanto para bien como para mal, sin saber absolutamente nada de él, sin conocerle, sin darle una sola oportunidad. Lo has hecho tú, lo he hecho yo, y todos lo hemos sufrido en algún momento, incluso sin ser conscientes, tras una sonrisa forzada.
80480ef40b8400f66535dfa84e67b296

Al hablar de prejuicios lo primero que viene a la cabeza son aquellas personas que son apartadas de cualquier sociedad por su raza, su sexo, su dinero, su condición física y psicológica, su inclinación sexual. Y, sin embargo, hay mucho más, hay tantos aspectos de tu vida que pueden ser juzgados. Hace un tiempo se compartía en las redes sociales una publicación que hablaba de un grupo de personas, con características diferentes, que son prejuzgadas por el resto sin que estos sepan por qué realmente se comportan o son así. Un chico con sobrepeso al que llaman “gordo” y otros calificativos indeseables, que puede que tenga tiroides (las grasas se queman mal y tienden a acumularse), que puede que tenga ansiedad porque su situación familiar es pésima, que puede que esté intentando adelgazar con la dieta equivocada. Una chica tímida, que apenas habla, que no le gusta dar su opinión, a la que todos señalan por no ser el alma de la fiesta. Y puede que no hable porque durante años ha sufrido bulling y siente que todo lo que diga se va a malinterpretar, que a nadie le va a interesar o que no van a aceptarla por sus palabras, una chica que no quiere volver a pasar por lo mismo. Puede que antes fuera diferente, pero que sufriera un abuso sexual, una paliza por parte de un ex novio demasiado posesivo, y tantas otras cosas que ni siquiera imaginamos.

72af03ac3ee82f088e85c68e6167979110d59e0884a352b4196b454bc33aed95

Dime, ¿cuántas veces te has sentido así? Cuántas veces has sentido que te miraban como si te conocieran, que hablaban de ti cómo si te hubieran dirigido la palabra alguna vez. Dime, cuánto cambia tu crítica cuando un hombre ha sufrido malos tratos psicológicos por su mujer y no al revés. Cuando para alguien con rastas, tatuajes y piercings cuesta pensar que es la mejor de su clase, que tiene una carrera que jamás habrías llegado a soñar, que ha trabajado duro durante muchos años y que no se lo han puesto fácil. Qué pasaría si esa persona quisiera presentarse a un puesto importante, ¿importaría su aspecto o su capacidad para hacer bien el trabajo?
3da485629ce0ef5b9fe6085b76a8aef6Y más allá de los tópicos ¿un grupo de chicas criticando a otra por haber estado con más de uno? ¿Por salir con tu ex? ¿Por haber salido con tu novia? ¿Un grupo de chicos dejando de lado a otro por ser más femenino? “no, es que no quiero que se me lance” ¡¿?! En el trabajo, en clase, en tu propia casa. Conocidos, desconocidos. Por la calle, amigos de amigos, chicas de una noche, tu jefe, el guapo de la clase.

Esto no es una reprimenda, ¿el típico discurso? probablemente, pero está bien que nos lo repitan de vez en cuando. No quiero que os sintáis mejor ni peor, no quiero decir que seamos perfectos, no lo somos, lo sabemos. Es lo que hemos visto, en la televisión, en la calle, en el día a día, en jóvenes y adultos, es lo que nos han enseñado, es la naturaleza humana. Decir esto tampoco me hace mejor persona, ni a ti que compartas un video en el que Emma Watson de un discurso en las Naciones Unidas a favor de la mujeres, ni en el que un grupo de vagabundos sean los únicos capaces de compartir un miserable trozo de pizza cuando no tienen ni para comer. No nos hace mejor persona si cuando salimos a la calle no nos lo tomamos en serio.
922de2866dd30ecad90240b60f1f3f3f

La vida ya es complicada por sí sola, para qué ponérnoslo más difícil los unos a los otros.

Anuncios

7 thoughts

  1. Prejuzgar es un error muy humano, sí, pero sobre todo es un error que sale muy rentable. Y es que,en esta sociedad en la que lo que da dinero es hacerte sentir inseguro, para crearte necesidades que antes no tenías, poco puedes hacer. Si en la cabeza te meten a presión que para ser feliz tienes que tener el mismo abrigo que Kate Moss, lo primero que vas a pensar es, no puedo estar tan delgada y es muy caro. ¿Me querrá la gente llevando mi viejo abrigo pasado de moda, o pensarán que soy una muerta de hambre y pasarán de mí? Mejor no me arriesgo. Así que dejas tu autoestima en manos, no de lo que eres, sino de otras cosas, y claro, acaba por los suelos.
    Y así, en ese estado, eres rentable. Gracias a que prejuzgas y prejuzgan, por lo que, lógicamente, no van a parar de bombardearte con mensajes para que esto siga ocurriendo.

    Mientras ésta sea la manera que tiene esta sociedad de consumo de funcionar, creo que va a ser difícil salir a la calle e intentar tomarse en serio lo de no prejuzgar, por muy buenas intenciones que se tengan.

    De todas formas, buen artículo.

  2. Te descubrí un día(puede que fuera el destino) y desde entonces no he dejado de leer lo que escribes(algo que yo solía hacer).Nací hace ya bastantes años,al menos los suficientes para poder decir con toda mi humildad que jamás consentí que nada ni nadie invadiera mis dos preciados tesoros:una mente absolutamente abierta y libre y un corazón que a pesar de tener demasiadas heridas abiertas,intento todos los días que no se marchite.y te puedo asegurar que es una tarea durísima.Supongo que no me queda otra,así de loca estoy,pero sin esa dosis de locura no merecería la pena seguir viviendo.Eso es lo que me sustenta y quizá lo que haga que pueda levantarme cada mañana.Me ha gustado compartir esto contigo aunque no te conozca(salvo a través de lo que escribes,que ya es bastante).A mi alrededor cada uno anda a lo suyo y resulta gratificante que al otro lado de esta pantalla haya alguien con quien compartir macarrones.Un abrazo sincero.

    1. Lo que realmente es grafiticante es que alguien como tú decida compartir sus opiniones conmigo, me alegra mucho que te guste pasarte por aquí. Espero que lo haga siempre que quieras. Y cuando digo alguien como tú, me refiero a que pocos somos los locos que nos arriesgamos a afirmarlo. Probablemente eso nos hace más cuerdos de lo que nos gustaría. Sólo una cosa: escribe. Las buenas costumbres no hay que perderlas, aunque sólo las conozca uno mismo.Otro abrazo enorme pra ti.

Comparte macarrones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s