Locas de remate: ser mujer y otras complicaciones

Todas sabemos lo difícil que es mujer, no obstante, nos gusta recordárselo al mundo de vez en cuando. Eso no implica que ser un hombre no sea complicado, pero ya se ahorran unos cuantos detalles relativamente importantes: la depilación, el embarazo, la menstruación, y los tacones.

1175b8044283d45ab97c384ba8565835El último parece un aspecto sin importancia, y en absoluto. Siempre nos auto convencemos con eso de que “para estar guapa hay que sufrir”. Eso probablemente lo inventaría el mismo que inventó las dietas, las cremas anticelulíticas, y otra gran serie de instrumentos de tortura. Y es que los tacones nos ahorran la entrada al Planetario, porque una vez que te los quitas después de una cuantas horas ya vemos las estrellas por nosotras mismas. Y ese día en el que te decides a ponerte esos tacones que te cantan “quisiera ser tan alta como la luna” porque cuando te los pones sientes el peso de la gravedad. Ese día, de repente, pisas mal (seguramente delante de alguien importante o en el peor momento posible, básicamente). Nos torcemos el tobillo y vemos como nuestra cara se acerca peligrosamente al suelo, y durante esas centésimas de segundo en los que sabes cómo va a acabar todo esto, lo primero que se te pasa por la cabeza es “joder, se me van a romper las medias, y estas son las caras”. Y luego tienes dos opciones: reírte o mirar hacia los lados para asegurarte que no ha habido muchos testigos.

13cc6bf2291fd7135b10909cb4937d79Aunque eso suele ser bastante complicado, porque eso de mirar con disimulo hay muchos que no lo entienden. Puedes ver cómo giran el cuello cual niña del exorcista y es una sensación de tensión muy incómoda. Sentirte observada es como cuando estás conduciendo y aparece una ambulancia con la sirena perturbando tu tranquilidad y todos los conductores se miran entre ellos y miran a todos los espejos retrovisores suplicándoles una respuesta. Me muevo yo, te mueves tú, por donde va a pasar la maldita ambulancia. Pues es algo así. Luego, claro está, la mejor opción es no hacer ni caso, mirar para otro lado, o lanzarles un ladrillo. Dependiendo de lo que tengas a mano, porque desde luego en el bolso de una mujer puedes encontrarte absolutamente de todo.

Y es que por ser mujer ya de por sí te sientes presionada. Por los medios de comunicación, la publicidad, tu jefe, tu novio, tus padres, las tallas M de Zara, los cupones ahorro del supermercado y la faja. Muchas veces te preguntas por qué no pudiste nacer cuando tener unos kilos de más estaba de moda, pero también ten en cuenta que no habrías llegado a probar una tarta de oreo, y eso es salir perdiendo.

4d83c89f99971914fd010ee039d7145bGracias a los estereotipos que tanto nos han ayudado a lo largo de la historia, ser mujer implica saber cocinar. No sé quién hizo correr el rumor de que hacer un huevo es algo sencillo. Una tortilla, pasta, unos filetes, pero… ¿un huevo? De todos modos ahora en Youtube hay tutoriales paso a paso de todo lo que no sepas hacer, asique para la que no se le dé bien siempre puede recurrir a eso o poner la televisión, porque si algo sobran ahora son programas de cocina. Está de moda. Desde luego, Arguiñano tiene que estar preocupado con tanta competencia.

Luego hay un pequeño grupo de mujeres que no tienen estos problemas. Son esas que te cruzas en el gimnasio, que llevan una hora corriendo en la bici y tienen el maquillaje intacto y el pelo como recién salido de la peluquería. Y te las quedas mirando un buen rato, y no encuentras el botón ON-OFF, pero sabes que ahí hay gato encerrado. Mal rollito.

37b969c90e64dab7a4636fd48efce24dIndependientemente de esto, hay algo que muchas saben y que otro tanto no se lo toma tan enserio como debería. Una chica con moño, gafas, unos vaqueros y unas deportivas puede estar sorprendentemente guapa, sexy, o como queráis llamarlo. Ser mujer no es cosa fácil, pero también tenemos muchos detalles de los que solamente podemos disfrutar nosotras, hay momentos que solamente podemos vivir nosotras. Y no hace falta que sepamos cocinar, limpiar, cantar, bailar, pintar, patinar, tener una 36 y llevar extensiones para ser unas tías diez.

Y si alguien ha encontrado el botón de ON-OFF por favor, que me lo comunique.

Anuncios

7 thoughts

  1. Somos lo que somos. ¿Difícil? Ummmm. Hay que ir en contra de las imposiciones. Poco a poco se va consiguiendo pero aún queda muuuuucho camino por recorrer.
    Ayer justamente viendo el programa de 75 minutos se tocó un tema, el de la soltería. Una mujer con 40 años muy a gusto con su vida, sin querer pareja pero siendo consciente de que la gente la “mira mal” porque no es lo “socialmente aceptado”. Somos programados para tener pareja y consecuentemente, tener un hijo, sino, te sales de la norma… ¿Pero quién c**** dicta la norma? Allá cada cuál. Me mata todo lo impuesto socialmente. Es tan digna esa mujer como yo (que sí que quiero tener un hijo, solo tenéis que verme con cualquier bebe :-)).
    Difícil no es ser mujer. Difícil es romper con ciertos patrones, parece.

    1. Hice mi Trabajo Fin de Carrera sobre la imagen de la mujer en los medios de comunicación, especialmente la publicidad. No puedes imaginarte la cantidad de estereotipos que a día de hoy siguen vigentes y que nos perjudican en todos los sentidos: personal, laboral, social, político, etc.

      Muchas empresas, grupos, organizaciones y personas van por ahí hablando de un siglo XXII en el que hemos dado un gran paso a la igualdad y es una calumnia como una casa. Si ser mujer por sí es complicado, las presiones que tenemos por partes de terceros nos hacen la vida misión imposible. Luego, claro está, hay anuncios como el de Rexona hablando de una “super mujer” capaz de ir al trabajo, atender a los hijos, ir al gym y estar perfecta para su marido, ¿y tenemos que sentirnos agradecidas por ese tipo de publicidad?

      Lo mejor es tomarselo con humor, y recordarle al mundo que ser mujer es complicado, que no queremos que los hombres nos abran las puertas al pasar ni que se levanten cuando llegamos a la mesa, queremos que nos quieran con todo lo que somos y, ante todo, ¡que nos echen una mano! Y también va por las mujeres, porque no todas están dispuestas.

      ¡Gracias por tu opinión! 🙂

  2. Muy de acuerdo contigo muchacha. Pero uno de los principales problemas radica justamente en lo que has dicho al final “no todas las mujeres están dispuestas”. Aún se ve cada situación, se escucha cada comentario… ¿En qué siglo vivimos?
    Muchas veces cierro los ojos y pienso que preferiría haber nacido años más tarde, donde la igualdad esté asentada, el racismo no exista, tampoco la homofobia, ni torturar a un pobre animal que no te ha hecho nada. No sé si alguna vez será posible un mundo así.

Comparte macarrones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s