Nocheviejas, expectativas y chocolate con churros

Nochevieja: qué hago, qué me pongo y cómo termino

Se acerca esa noche tan esperada: La Nochevieja (sonido de trompetas). En realidad no tiene mucho de especial más allá de que se hace una buena cena y se comen uvas a las doce de la noche. Mientras intentas comer las uvas se hacen chistes malos de fondo (con la intención de que mueras ahogado), y después se sale de fiesta. Pues eso, nada en especial. Excepto lo de morir por asfixia, que le da un toque peligroso a la noche.

bbde1aee6efa4f9d3eb1853ab2eaa5feSalir de fiesta no tiene por qué ser la única opción pero, por lo visto, es la que triunfa. El primer año que vas a salir de fiesta esa noche estás que te subes por las paredes. Sobre todo, si eres más joven, te dejas los ahorros de un año y un riñón en un buen vestuario de Nochevieja. Ante todo, postureo. Que si vas a acabar a las siete de la mañana vomitando en el portal, que sea con glamour. Así que te recorres las tiendas buscando tu vestido ideal, y te aseguras que no coincidas con ninguna de tus amigas. Que si luego alguien de la fiesta lleva tu vestido ya te encargarás de matarla con la mirada. Pero vamos que “a ti te queda muchísimo mejor” y otras mentiras varias de amigas comprensivas. En el caso de los chicos, pues hay para todos los gustos: los que llevan el traje de su comunión y los que cada año se compran una nueva corbata o pajarita que no vuelven a llevar jamás. Porque si de algún modo nos engañamos en nochevieja es auto convenciéndonos que ese vestido que te ha costado 80 euros te lo vas a volver a poner. Y no es así. Acéptalo.

f250646f83d4a7f9bc9c16a6925f3263En tu primera Nochevieja también te gastas una pasta en el cotillón. No sé por qué nos da por ir a cotillones en hoteles que cuestan una barbaridad, a esperar cuatro horas en la barra por un cubata hecho con alcohol de curar rebajado con un poco de agua y mezclado con Fanta Limón Hacendado. Si miras a los camareros, la gran mayoría o tienen párkinson o no han puesto una copa en su vida. Que tú tardas menos en destilar el alcohol y exprimir los limones de la huerta. Pero no te queda otra más que esperar. Y esperar. Y esperar. Pero es que “yo no voy al cotillón por la gente que vaya, con mis amigos me sobra para pasármelo bien”. Pues por lo visto lo que te sobra es el dinero, porque no hay motivo para escoger ese cotillón. Excepto uno: cuanta más gente hay, más posibilidades para triunfar.

Y es que las expectativas en Nochevieja suben igual que el precio de los langostinos. Que tú vas a pasártelo bien con los amigos, pero te has echado más colonia de la cuenta, por sifo. Que lo sabemos todos. Esa noche queremos comernos el mundo, y lo que solemos comernos es el suelo ¡vaya caídas! Que si no sabes andar con tacones no te subas a esos andamios alma del cántaro. Que no sé exactamente qué es lo que esperamos, que nos vea nuestro ex y se eche a nuestros pies, que nuestro novio nos pida matrimonio, encontrar un décimo premiado de lotería. No lo sé.

851c17dde2691196b6da49c1549b61e3Pero bueno, con el paso de los años vas aprendiendo. Ya no te vas de compras un mes antes, las dejas para última hora si es que te vas a comprar algo. Porque ves todos tus vestidos nuevos de nocheviejas pasadas y se te encoge el alma, y decides sacar uno del armario. O ponerte lo de hace unos fines de semana. Total, para que acaben tirándote 46784 copas encima, tres colillas mal apagadas y te salpique el vómito de tu amiga… Es así, es lo que tiene la amistad, una sujeta el bolso y la otra el pelo. Los chicos son más de señalar en la distancia riéndose gritando “¡mirad! va a hacer el aspersor”. En fin, somos taan diferentes.

Y con el paso del tiempo no nos gastamos un dineral en el cotillón, lo importante es que el alcohol sea bueno, porque muchos se proponen beberse hasta las copas de los árboles. Lo último que falta es controlar las expectativas, que puedes darte por satisfecho si a las nueve de la mañana estás tomando un buen chocolate con churros, que no sé quién lo inventó pero vaya mezcla explosiva vas a tener en el estómago. Así pasa después, que estás sentada en el autobús de camino a casa y ves por las ventanas como la gente se arrastra por las calles con la ropa hecha un asco, a lo Walking Dead.

7da6931dd561610754f25dae53d2c4ee

Ay, las nocheviejas, qué daño nos han hecho. Ante todo, no coger mucho el móvil que luego nos arrepentimos. Que nos creemos que esa noche los planetas se van a alinear y ella recibirá tu whatsapp “the qierto musho y tee ehxo d menos” y pensará “cometí el peor error de mi vida dejándote marchar”. Pero no, piensa, “este pringado por qué me escribe a estas horas”. Que no, el móvil sólo para hacernos un par de fotos, de esas que no sabemos que existían hasta que semanas después te da por mirar la galería y te encuentras el pastel.

Disfrutad de la Nochevieja, de la compañía, y enviad mensajes con chistes malos para felicitar el Año Nuevo. Y no os engañéis, ni vais a bajar peso, ni vais a dejar de fumar, ni vais a estudiar más el próximo cuatrimestre. Qué propósitos ni qué propósitos.

Anuncios

6 thoughts

  1. Buenas tardes; he visto que sigues mi blog. ¡Muchas gracias! Lamentablemente, me he mudado de web (www.versandoimposibles.com) y ese blog ya ha quedado inactivo. Si te interesa seguir mi nuevo blog por correo o por RSS, eres más que bienvenido. Todos los posts del blog inactivo se encuentran publicados en la nueva web, además de unos nuevos que he publicado estos últimos días (y que seguiré publicando) No hace falta que publiques este comentario; tan solo quería hacerte llegar la información.

    Gracias por tu tiempo, y perdona las molestias.
    Un saludo

  2. Cuánta razón tienes! Me encanta lo que dices en el post y, sobretodo, como lo dices; algún día me gustaría llegar a escribir como tú. Hace poco hemos abierto un blog y, ya que tienes mucha experiencia y escribes tan bien nos gustaría que nos dieses tu opinión. Si no puedes lo entendemos, no pasa nada. Un saludo;)

    1. ¡Hola chicas! He recibido vuestro email, y os voy a contestar ahora para que tengáis en cuenta un par de cosillas 😉 Mucha suerte con vuestro blog, yo os he dedicado una entrada en Facebook para ayudaros a darlo a conocer. ¡Un abrazo! 🙂

Comparte macarrones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s