Nota mental: no salir con capullos

Últimamente las redes sociales están plagadas de artículos que te dan las claves para que tu relación sea perfecta.  También hay test varios para averiguar si realmente tu relación tiene futuro, y con un poco de suerte te dice los hijos que vais a tener para que vayas pensando los nombres. Total: muy bonito en la teoría, pero la práctica se vuelve un poco más complicada.

Yo no os voy a decir las claves para que vuestra pareja se ponga a tus pies y vomitéis arco iris de felicidad. Simplemente, hace un tiempo, mantuve una conversación muy interesante sobre cómo cambian las relaciones sentimentales, lo que buscas en tu pareja, y lo que influyen tus relaciones pasadas. Y, sobre todo, los chascos. Y los capullos.

ff34b42ef90bb6c3e897ba6a50bbb860Hace un tiempo planteé dos relaciones a unas personas. Hoy, os las planteo a vosotros.

La primera es una relación muy dinámica. Tu pareja es activa, alegre, siempre dispuesta a sorprenderte. Planea nuevos planes, viajes y experiencias por vivir. Vuestros gustos se asemejan. No obstante, en los momentos difíciles, cuando necesitas alguien en quién apoyarte o cuando la relación se tambalea, tu pareja no está ahí o, por lo menos, no tanto como necesitas. Es decir, no será ella quien tire del carro y siga para adelante, sino que tendrás que ser tú.

La segunda se trata de una relación rutinaria. Tu pareja tiene una serie de hábitos, y no suele animarse a vivir nuevas experiencias, ni propone ningún plan. A veces resulta, por así decirlo, un poco gris. Ante nuevos retos, se estanca, y vuestros gustos son bastante opuestos. Sin embargo, en los momentos duros está ahí, es un hombro a quien llorar y una mano a la que agarrarse. Tirará hacia delante y estará ahí siempre que la necesites.

¿Qué creéis que fue la relación más elegida? ¿Cuál preferirías? ¿Por qué? ¿Qué tipo de pareja se asemeja más a ti? Tenéis que escoger una de las dos.

Como imagino, tu elegirías algo entre medias, y además tienes lo bueno de ambas parejas. Si a eso le sumamos 25 centímetros o una talla 120, y una batamanta mágica, ya sabemos todos la increíble pareja que eres. Y ya que estamos, aprovecho para pedirte matrimonio. Pero ahora vamos a ser serios.

En tu grupo de amigos siempre hay una pareja que sabes que no tiene futuro. Los ves juntos y no llegas a explicarte qué se supone que tienen en común y, en realidad, no quieres saberlo (escalofrío). Sin embargo, ante todo pronóstico, es la que perdura con el paso de los años. Y aquella en la que son aparentemente perfectos el uno para el otro, es la que antes acaba. Y mal, muy mal, tipo bomba nuclear.

ebe4226609e24366160ddbd8c2fd7b4d

Está la típica relación en la que uno de la pareja es un orco de Mordor y el otro parece haber salido de la fábrica de Barbie y Ken. ¿Qué le ve el uno al otro? Cuando alguien lleva tiempo saliendo con personas que se consideran atractivas (lo sean o no), acaba buscando completamente lo contrario. Resulta cansino estar con alguien que tiene el ego por las nubes, que se preocupa más por su pelo que por su pareja, y que lo que digan los demás le quita el sueño.

También está la típica relación moneda (tiene dos caras). Ante el público, parecen completamente enamorados. Van por ahí sobándose por las esquinas y te gustaría mandarles de una patada a un hotel. O a la mierda. Se juran amor eterno por las redes sociales y en la barra del bar te dicen que han encontrado el amor de su vida. Tú miras la cerveza y opinas lo mismo. Y en realidad, no se soportan, mantienen relaciones paralelas, o a uno de ellos le gusta el sexo opuesto.  O el perro de tu vecina. Lo saben, no les importa siempre y cuando se hagan collages de sus fotos con Photoscape y muchos corazones .f7e489453699ca8bccf078f59d00bdea

Todas las parejas son diferentes, tienen sus puntos débiles y sus fuertes. Empiezan cuando menos te lo esperas. Y se acaban exactamente igual. Cuando te han hecho daño, buscas a alguien fiel y leal, y antepones estas cualidades a cualquier otra. Sin embargo, todo es relativo. De vez en cuando deberíamos pararnos a pensar, si realmente nuestra pareja es lo que buscamos, si nos da lo que necesitamos, y si nuestra relación no se basa exclusivamente en que no sabes qué harás los domingos por la noche a partir de ahora. Las costumbres nos encadenan. Hay que pararse a pensar, si nuestra relación es tóxica o nos aporta cosas positivas, y cuándo es el momento de dejarla y pasar página, o de luchar con todas nuestras fuerzas para pasar el bache. Y, sobre todo, hay que saber diferenciar los baches de los precipicios, y la los detalles feos de las putadas.

def625c46cf226d9de6cb2537f940ff7Lo que está claro es que todas las parejas son imperfectas (a no ser, que seas un soltero exigente y la hayas encontrado en Meetic). Discutir también tiene su gracia (y no estoy hablando del polvo de reconciliación). Respecto a las preguntas, pronto sabréis las respuestas. Yo por mi parte, espero las vuestras.

Anuncios

6 thoughts

  1. Totalmente de acuerdo, todos buscamos un poco de las dos opciones que has dado! Buscamos alguien que quiera hacer planes siempre, que nos sorprenda, que nos motive, que esté para lo bueno pero también para lo malo! Es ahí cuando descubres si tu pareja es lo que tú realmente quieres en tu vida o solo es alguien más pasajero..

  2. “Hay que saber diferenciar los baches de los precipicios, y los detalles feos de las putadas.”
    Por mi experiencia puedo decir que, gracias a dios, a la fuerza ahorcan.
    Es posible aprender a diferenciarlos y ¡Menos mal!

    Un abrazo fuerte y feliz finde 🙂

  3. Porque a todos nos gustaría que nuestra pareja fuera innovadora, que nos sorprendiera a menudo con planes magníficos, con detalles, que no le diera igual todo y que además, fuera un apoyo siempre, en los buenos y en los malos momentos, sobre todo en estos últimos…
    Pero amig@s, seamos realistas!! Encontrar una pareja así no es tarea fácil, y la mayor parte de las veces por suerte o por desgracia, creo que predominan las parejas del segundo tipo.
    Todas empiezan igual, siendo la mezcla perfecta de ambas situaciones, pero el tiempo es el que hace la balanza se incline hacia un lado u otro, y como digo, lo más común y lo que yo al menos he vivido (y casi prefiero) es una pareja que no te deje de lado en los momentos duros, y que esté ahí incondicionalmente. Que bueno tiene estar todo el día haciendo planes pa’ arriba y pa’ abajo si luego cuando realmente le necesitas no está ahí…

  4. Cuánta razón! Creo que dependiendo del momento necesitamos una cosa u otra al igual que la otra parte, si se lograra adaptar la relacion al momento que se vive se alcanzaría la felicidad máxima. Cosa que en la mayoria de los casos no es posible. Por desgracia cada vez creo que aguantamos menos.
    Ojala la teoría llevada a la practica fuese suficiente para que funcione una relación. Pero si tuvieramos todas las respuestas acabariamos aburridos de tanta perfeccion, en la incertidumbre está la sorpresa y en ella el encontrar a esa persona que nos acompañe en este viaje.
    Un abrazo! 🙂

  5. Mira, yo, lo que creo, es que las personas deberían primero enamorarse de sí mismas y luego de los demás. Pero claro, para eso también creo necesario haber salido con algún que otro capullo y tener mil postits en la cabeza a modo de notas mentales que nos lo recuerden.
    Me gusta tu blog, y mucho 🙂

    Un besazo!

Comparte macarrones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s