Cuando no me gustaba mi cuerpo

Me he mirado al espejo y me he echado a llorar. He visto un cuerpo reflejado, lleno de imperfecciones. El mío.

He enumerado todo lo que no me gustaba y, con cara de disgusto, he comprobado…que era demasiado. Me he comparado, me he odiado. Por qué no soy como las demás. Y, de nuevo, trataré de pasar de inadvertida.

Me he replanteado no ir a la piscina. Maldita sea, tengo que confesar que me he inventado alguna que otra escusa para no ir. Me dicen que no sea tonta, que no es para tanto, que estoy bien y bueno, que si no, todo se puede conseguir. Tengo tantos consejos para lograr ese cuerpo que supuestamente deseo, que no sé por dónde empezar. Mis padres me han dicho que no estoy tan mal, les he gritado que no tenían ni idea, y me he encerrado en mi habitación. Sé lo que estoy haciendo, y sé que ellos no tienen la culpa, pero no he podido evitarlo.

estoy gorda test

Las dietas no me funcionan. En realidad, puede que ni siquiera lo haya intentado suficiente. No lo sé.

Lo que sé es que, cuando me quejo, muchos piensan que el problema me lo he buscado yo, que si estoy así es porque quiero. No sabría cómo explicar que cuando lo intentas una y otra vez y no consigues resultados, las ganas te van fallando. No lo sé.

Hace tiempo vi una foto con mis amigas colgada en una red social. Y me quedé ahí, mirándome durante unos segundos. Sus piernas son del tamaño de mis brazos, debí haberme puesto más de perfil, la camiseta me queda demasiado ajustada y enseña todo lo que quiero esconder. Borré la foto de mi perfil y esa noche no cené.

Pero hace unos días algo cambió. No sé por qué. Ese clic que suena en la cabeza sin ningún motivo. Estaba bailando y puedo ver la escena a cámara lenta. Me estoy riendo, estoy disfrutando, la camiseta se me levanta y deja ver algunos de mi michelines, pero no me importa. Porque me lo estoy pasando tan bien que no puedo dejar de mover mis pies. No me importa quién me mira, no me importa si susurran sobre mí. Sólo sigo bailando. Y en ese momento me hacen una foto que veo días después. Y la miro y me encanta. No soy como esas chicas de revista, no tengo todos los “me gusta” en Instagram que me gustaría. No cumplo ningún canon de belleza, pero mis piernas están morenas, el color de la camiseta resalta mis ojos y, qué narices, estoy guapa.

soy gorda y fea

Y así es como cambian las grandes cosas, de repente y sin explicación. No leí un libro de autoayuda, ni un chico guapísimo me dijo un piropo. Porque mi historia no acaba con la superación personal a base de dietas y gimnasio, no me vuelvo delgada de repente ni puedo decir que tengo un antes y un después físicamente. Mi problema tampoco era una cuestión de salud, mi historia es una historia de amor, amor por una misma. De aceptar mi cuerpo y dejar de luchar contra la operación bikini, y de salir en las fotos sin meter barriga. De no compararme con las demás, y de valorar lo que tengo. Y ahora, después de pasar por eso, me doy cuenta de lo jodidamente complicado que es estar preocupada constantemente por lo que comes, por las cañas, por las fotos de perfil y por el qué dirán.

frases autoestima

Hoy me he mirado al espejo y me he gustado. Tengo un montón de defectos y puedo decir que no soy perfecta. Pero no me importa. Me he mirado, y me he gustado.

Anuncios

11 thoughts

  1. ¡Grande! Cuántas verdades: las primeras y las que vienen al final del post. Gracias, un golpe de realidad siempre viene bien, sobre todo cuando lo lees sin esperar que alguien te diga jodidamente claro: “¡Quiérete!”.

    Quererse es la asignatura pendiente de casi todo el mundo, ¡querámonos demonios!

    Un placer compartir macarrones, como siempre.

    1. Así es, ¡y ahora en verano es todavía más difícil!Todo son complejos y no es la primera vez que oigo que alguien no va a la playa o a la piscina por complejos. Con el calor que hace no hay tiempo para eso 😉

      Muchas gracias por el comentario, un abrazo 🙂

  2. Este texto ayudará a muchas personas que no somos esa clase de chicas de “instagram”. Gracias porque con este texto me has sacado una sonrisa.

    un saludo

  3. Cómo vamos a querer a alguien cuando ni siquiera nos queremos a nosotros mismos. La autoestima la costruímos nosotros, no una báscula o un comentario. Como dices en el post, es uno mismo el que tiene que darse cuenta de sus defectos y virtudes, y sentirse cómodo con ambos. Solo así podremos estar orgullosos de nosotros mismos y eso sí que nos hará vernos mejor.

    Gracias por mostrar lo importante que es quererse a uno mismo. Un saludo!

  4. Que suerte..
    Deseo y espero que ese momento nos llegue a todas..
    Porqué sí, como alfinal dice el texto; es jodidamente complicado estar fijándose continuamente en todo lo que se come, en como se te ve, en como te verán..
    El texto, es precioso.

Comparte macarrones

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s